CyB Producciones - INFO
  VISITAS
  CONTRATACIONES
  Contacto
  INFO
Novedades
La maldición de las jirafas mendocinas
CyB el 31-03-2008, 15:10 (UTC)
 En el zoo local, estos animales parecen estar condenados a un destino trágico. Durante la última década fallecieron cinco y de las maneras más inéditas. Estos ejemplares cuestan como un auto de alta gama: 15.000 dólares

La primera víctima que se cobró este predio ubicado en el Cerro de la Gloria fue Lucero, famosa por haber perecido a causa de la ingestión de una bolsa de plástico.

Luego, en 1994, llegó desde Michigan, Estados Unidos, una parejita que dio una luz de esperanza pero, sin embargo, duró muy poco. A los pocos días de haber pisado "la tierra del buen sol y del buen vino" y en un confuso episodio, el macho cayó al foso de los leones y murió.

Otro macho llegó en noviembre de 1994 y para el 12 de mayo de 1995, ya estaba muerto a causa de un edema agudo de pulmón, consigna el diario Uno de Mendoza.

Esa muerte le costó a la provincia cerca de 12.000 dólares, gracias al descuento que le otorgó la reserva de Michigan. Por su parte, la "viuda" del macho anterior, llamada casi en forma premonitoria Soledad, feneció a causa del Tripanosoma congolians, un parásito africano que afectó su sangre.

Después fue el turno de Tomy, un espécimen macho que provenía del país trasandino. Falleció en marzo de 2004 y Belén, su pareja, acompañó su destino unos días después.

Ahora, por ser precavidos, ahorrativos o simplemente supersticiosos, en el zoológico mendocino no hay jirafas.
En el zoo local, estos animales parecen estar condenados a un destino trágico. Durante la última década fallecieron cinco y de las maneras más inéditas. Estos ejemplares cuestan como un auto de alta gama: 15.000 dólares

La primera víctima que se cobró este predio ubicado en el Cerro de la Gloria fue Lucero, famosa por haber perecido a causa de la ingestión de una bolsa de plástico.

Luego, en 1994, llegó desde Michigan, Estados Unidos, una parejita que dio una luz de esperanza pero, sin embargo, duró muy poco. A los pocos días de haber pisado "la tierra del buen sol y del buen vino" y en un confuso episodio, el macho cayó al foso de los leones y murió.

Otro macho llegó en noviembre de 1994 y para el 12 de mayo de 1995, ya estaba muerto a causa de un edema agudo de pulmón, consigna el diario Uno de Mendoza.

Esa muerte le costó a la provincia cerca de 12.000 dólares, gracias al descuento que le otorgó la reserva de Michigan. Por su parte, la "viuda" del macho anterior, llamada casi en forma premonitoria Soledad, feneció a causa del Tripanosoma congolians, un parásito africano que afectó su sangre.

Después fue el turno de Tomy, un espécimen macho que provenía del país trasandino. Falleció en marzo de 2004 y Belén, su pareja, acompañó su destino unos días después.

Ahora, por ser precavidos, ahorrativos o simplemente supersticiosos, en el zoológico mendocino no hay jirafas.

 
Comentado por Lolo, 24-04-2008, 09:58 (UTC):
JAJAJAJAJAJA


<-Volver

 1 

Siguiente->






Añadir comentario acerca de esta página:
¿Que entrada desea comentar?
Tu nombre:
Tu mensaje:


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=